Infraestructura de cloud computing

En la actualidad, los servicios de cloud computing varían ampliamente en cuanto a paquetes y etiquetas. No obstante, en el fondo todos los servicios en la nube tienden a tener la misma infraestructura básica de cloud computing. Esta infraestructura común es lo que permite a estos servicios ofrecer las ventajas propias de la tecnología de cloud computing.

Conceptos básicos de la infraestructura de cloud computing

Las nubes pueden ser públicas o privadas y ofrecer una serie de capacidades de TI "como servicio". Dada esta variedad, ¿qué significa exactamente la nube en cuanto a infraestructura?

Aunque los servicios en la nube pueden diferir en lo relativo a los detalles de implantación, comparten los siguientes elementos comunes de la infraestructura de cloud computing:

  • Virtualización generalizada. Sin la virtualización y la consiguiente posibilidad de utilizar los grupos de recursos de TI de manera flexible y eficiente, es difícil imaginar los servicios de cloud computing. La infraestructura de cloud computing suele utilizar la virtualización del almacenamiento y la red, así como la virtualización de servidores.
  • Automatización generalizada. Para satisfacer las impredecibles demandas de los usuarios de inmediato, los servicios en la nube utilizan software que automatiza el aprovisionamiento y la escalabilidad de los recursos informáticos, de almacenamiento y de conexión en red.
  • Interfaces de autoservicio. Un rasgo distintivo de los servicios en la nube es que los usuarios pueden llamarlos a través de una interfaz web, sin la ayuda del proveedor de servicios. Por lo tanto, una parte fundamental de la infraestructura de cloud computing es la compatibilidad con una interfaz de programación de aplicaciones (API) de servicios orientada a la Web. Normalmente, los usuarios del servicio disponen de un portal web (que llama a la API) y a veces incluso la API está expuesta a los usuarios del servicio para que puedan crear sus propias aplicaciones que llaman a la API.
  • Varios inquilinos y medición. Otro atributo característico de un servicio en la nube es que lo consumen varios clientes (incluso las nubes privadas tienen varios clientes en el sentido de distintas unidades de negocio dentro de la empresa). El software de gestión de la nube y la infraestructura de cloud computing subyacente deben admitir la capacidad de segregar físicamente o lógicamente el tráfico y el almacenamiento de datos asociados con distintos tipos de clientes y de realizar un estrecho seguimiento del uso de servicio por cliente, de modo que el uso se pueda registrar y cobrar.

La infraestructura de cloud computing se extiende más allá del centro de datos

Una dimensión fundamental, pero que a menudo se pasa por alto, de la arquitectura de la nube es la red pública de Internet. En la mayoría de los casos, los usuarios finales interaccionan con los servicios en la nube a través de Internet y por lo tanto el rendimiento de los servicios en la nube es susceptible a la variabilidad inherente a Internet. Esto es cierto incluso en el caso de los servicios empresariales en la nube, si los usuarios están dispersos geográficamente o acceden al servicio a través de dispositivos móviles.

En Akamai ayudamos a los operadores de nubes públicas y privadas a ofrecer servicios en la nube de alto rendimiento a través de Internet a los usuarios finales que se conecten en cualquier parte del mundo y desde cualquier dispositivo. Nuestra plataforma de distribución de contenido y aceleración de aplicaciones de alcance mundial cuenta con más de 175 000 servidores en más de 100 países, lo que permite a los proveedores de servicios ampliar su red en la nube hasta una sola red de distancia de más del 90 % de los usuarios de Internet en todo el mundo. El resultado es una experiencia más fiable y satisfactoria para los usuarios de los servicios en la nube que aumenta las tasas de adopción y la fidelidad a la marca.

Obtenga más información sobre por qué Akamai debe formar parte de su infraestructura ampliada de cloud computing.