Problemas de tamaño y resolución de imágenes

Tanto si vende productos como si ofrece servicios, gestiona redes sociales o simplemente tiene información online, su contenido y presencia solo triunfarán si los usuarios se interesan por ellos. Por regla general, unos usuarios satisfechos son sinónimo de un sitio web de éxito.

Las imágenes ayudan a captar el interés, ya que el cerebro recibe y procesa los estímulos visuales más rápido que el texto. Los seres humanos están programados para reaccionar mejor a las imágenes.

El uso de imágenes en el sitio web puede mejorar la participación de los usuarios de varias formas:

  • Las publicaciones con fotos reciben un 50 % más de "Me gusta" en Facebook.
  • Los artículos con imágenes consiguen un 94 % más de visitas.
  • El 63 % de la gente piensa que la calidad de la imagen de un producto es más importante que la información sobre este.

Independientemente de la finalidad del sitio web, no disponer de imágenes y texto sin formato no es en absoluto interesante ni atractivo.

Esto ha provocado un aumento del tamaño de las imágenes durante los últimos 5 años. En el gráfico siguiente (basado en datos de http://httparchive.org) se muestra que, aunque el número de imágenes sigue siendo casi el mismo, el tamaño de estas prácticamente se ha triplicado, ya que los propietarios de contenido intentan que los sitios web sean lo más atractivos posible y, para ello, aprovechan las nuevas pantallas de mayor resolución.

Un usuario satisfecho no espera

Image & Video Manager Growth Graph

Al igual que el contenido avanzado, un mayor rendimiento del sitio web también ha demostrado mejorar la participación de los usuarios. El requisito para obtener un buen rendimiento es todo lo contrario de servir imágenes de alta resolución.

El rendimiento de la imagen puede descomponerse en dos áreas principales: la velocidad a través de la red y la velocidad de visualización en pantalla.

También contamos con soluciones del navegador, como las imágenes adaptables, la carga diferida y el diseño adaptable en el servidor (RESS) para evitar la carga de imágenes ocultas.

Rendimiento de la red

La regla de oro para mejorar el tiempo de descarga de las imágenes es reducir el número de bytes. Esto incluye:

  • reducir la resolución de la imagen y tamaño visible en píxeles para ajustarse a las dimensiones de la pantalla;
  • reducir la calidad a un nivel adecuado para el sitio web;
  • seleccionar el formato apropiado para permitir la compresión y la transferencia;
  • aplicar el submuestreo de croma, y
  • reducir el tamaño total del archivo para permitir tiempos de carga más rápidos.
Si el usuario tiene una conexión deficiente, como una red 3G, puede que desee ir más allá con algunas de las optimizaciones. Por ejemplo, puede optar por enviar imágenes de baja resolución.

Rendimiento del dispositivo

Una vez que la imagen llega al dispositivo, esta debe procesarse (descodificarse) y representarse en la pantalla. No todos los dispositivos son iguales, y los distintos niveles de memoria y potencia de procesamiento gráfico pueden ser importantes a la hora de determinar el tiempo que la imagen tarda en mostrarse. Las técnicas anteriores ayudan a reducir el consumo de memoria de una imagen y pueden acelerar los tiempos de representación.

Imágenes atractivas + buen rendimiento = usuarios satisfechos = sitio web de éxito

Distribuir la imagen correcta solía ser una tarea sencilla. Hoy en día, debemos tener en cuenta miles de dispositivos con diferentes tamaños de pantalla, distintas conexiones de red e incluso formatos de imagen específicos del navegador. Esto queda lejos de las pantallas CRT y el característico sonido del módem de 56 k que, hace 10 años, acompañaban a casi todos los usuarios que navegaban por la web.

Si quiere tener clientes satisfechos, no puede prescindir de las imágenes: debe distribuirlas y hacer que se representen lo más rápido posible para evitar problemas con estas en su sitio web.

Obtenga más información sobre la gestión de imágenes online con Image & Video Manager de Akamai.