Akamai dots background

Seguridad de la red

La seguridad de la red garantiza la integridad, disponibilidad y rendimiento de la red de una organización por medio de la protección de los activos de TI contra amenazas, como malware, ransomware y ataques de denegación de servicio. Las soluciones de seguridad de la red, componente esencial de la optimización de la red, ayudan a prevenir onerosos ataques y aumentan la productividad de las empresas, ya que garantizan el correcto funcionamiento de las redes en todo momento.

El enfoque tradicional de la seguridad de la red: Defensa del perímetro

La seguridad tradicional de la red incluye la implementación y el mantenimiento de sistemas de control físicos, como el acceso a centros de datos, así como controles técnicos, incluidos los firewalls, routers protegidos y sistemas de detección de intrusos. Según las prácticas recomendadas del ámbito de la seguridad de la información, para prevenir de manera eficaz las intrusiones no autorizadas y otros ataques dañinos dirigidos a la red de las empresas, se deben configurar adecuadamente dichas herramientas de seguridad en distintos tipos de soluciones, además de los dispositivos de red que estas deben proteger, y aplicarles las actualizaciones de revisión pertinentes.

Un programa de seguridad de red sólido también aborda las políticas de seguridad de datos, la planificación de recuperación ante desastres y contingencias, además de la necesidad de análisis de vulnerabilidades y pruebas de penetración regulares. Mediante la simulación de un ataque real en la red de una organización, las pruebas de penetración de red permiten a la empresa evaluar la eficacia de sus procedimientos y controles de seguridad, así como el comportamiento del personal de TI en respuesta a los incidentes.

La seguridad de red tradicional y el panorama de amenazas actual

Incluso aunque cuenten con las herramientas y políticas de seguridad de red apropiadas, muchas empresas siguen encontrando dificultades para proteger de manera efectiva sus redes. La realidad es que los modelos empresariales han cambiado. La seguridad de la red tradicional está diseñada para el modelo perimetral, que protege lo que está dentro de él. No obstante, cada vez es más común que los usuarios, los dispositivos, las aplicaciones y los datos se encuentren fuera del perímetro de la empresa y en la nube, con terceros, y en distintas partes del mundo.

Los piratas informáticos más hábiles son capaces de vulnerar las defensas perimetrales, y ninguna solución única puede proteger lo suficiente una red frente a todos los tipos de ataques. Los departamentos de TI, que se enfrentan a grandes redes altamente interconectadas, entornos informáticos complejos y un panorama de amenazas impredecible, se las ven para garantizar la experiencia y los recursos necesarios para proteger sus redes.

El enfoque de multinivel de la seguridad de la red: complementar la defensa perimetral con seguridad en la nube

Para los departamentos de TI que quieran simplificar y reforzar la seguridad de red, así como para los gerentes de las empresas que deseen reducir los gastos y aumentar la productividad, la respuesta está en los servicios de seguridad basados en nube. Akamai ofrece a los usuarios de la plataforma global Akamai Intelligent PlatformTM un paquete de soluciones de seguridad en la nube rentables para equipar a su empresa con funciones de defensa a varios niveles: una defensa avanzada que detiene los ataques en los límites de Internet antes de que alcancen su red. Estas soluciones basadas en la nube incluyen:

  • Enterprise Application Access proporciona acceso fácil y seguro a las aplicaciones detrás del firewall, de manera que se centralice el control de acceso y se mantenga a todos los usuarios fuera de la red, a la vez que se minimizan las posibles filtraciones.
  • Enterprise Threat Protector ofrece protección proactiva contra el malware en uno de los vectores de ataque más comúnmente utilizados: el nivel de DNS.
  • Las soluciones Prolexic proporcionan mitigación de expertos contra la amplia variedad de ataques DDoS para mantener la disponibilidad de las aplicaciones orientadas a Internet.
  • Web Application Firewall detecta los posibles ataques en el tráfico HTTP y de la capa de sockets seguros (SSL) en el canal de subida y filtra el tráfico malicioso lo más cerca posible de la fuente.